La Guerra Civil española fue el ensayo general de lo que más tarde seria la Segunda Guerra Mundial en muchos aspectos.

Las potencias extranjeras, que apoyaron tanto a las fuerzas republicanas como a las fuerzas nacionales, aprovecharon la contienda para realizar una puesta en real de nuevas técnicas de combate y de material bélico no probado antes. Con sus mirar puesta en el conflicto mundial que parecía avecinarse.

Alemanes, rusos, ingleses utilizaron el duro y sufrido conflicto civil español como campo de practicas para sus tropas, para su material bélico y  para recrear nuevas estrategias de combate. Pero no fue lo único que se nació a raíz de la Guerra Civil española.

Hasta el momento, y hablamos como todos sabéis de Julio del 1936, no se había realizado nunca una cobertura gráfica completa de un conflicto armado, salvando un ligero intento en la guerra de Abisinia. De ahí que podamos decir que en la Guerra Civil española nació el reportaje fotográfico de guerra. 

Los medios internacionales enviaron a España a sus mejores informadores, aunque en la gran mayoría de las ocasiones estos no tenían ningún tipo de experiencia cubriendo una contienda moderna. La formación la fueron adquiriendo poco a poco y sobre la marcha.

Fueron mayor el número de informadores y fotógrafos internacionales que se unieron al conflicto en el bando de la República, ya que eran participantes convencidos en la gran mayoría de los casos por sus ideales. También encontramos a escritores presente en nuestro país que actuaron como corresponsales, como fue el caso de Hemingway o Malraux. O alistados convencido y llegados ex profeso como fue el caso de George Orwell.

La sublevación franquista se llevó a cabo años antes de la explosión identitaria y xenófoba llevada a cabo por el régimen nazi alemán. Aunque en Europa ya se mostraban signos de esta obligando a muchos a huir de esa Alemania nazi. 

Tal fue el caso de los fotógrafos Robert Capa, David “Chim” Seymour Y Hans Namuth y que recalaron en España. Estos fotógrafos huidos fueron activos reporteros gráficos durante la Guerra Civil española. Se podría decir, que nacieron como fotógrafos de guerra en España. Estos fotógrafos definieron las bases de una nueva fotografía informativa. 

Eran intrépidos, implicados y siempre localizando la toma en primera linea de combate. Tal era así que Robert Capa perdió a su compañera sentimental, la también fotógrafa Gerda Tardo, en el frente de Brunete arrollada por un tanque.

La importancia del trabajo de los fotógrafos durante el conflicto es clave, ya no solo a nivel fotográfico sino que también a nivel informativo, dado que permite a los medios de comunicación informar con detalle del mismo. La fotografias obtenidas durante la Guerra Civil eran publicadas en muchos medios internacionales. 

La nómina de fotógrafos, tanto nacionales como extranjeros, es verdaderamente grande. Henri Cartier-Breson, Carel Blazer, Walter Reuter, Margaret Michaelis, por citar algunos de los extranjeros que fotografiaron durante el conflicto. 

En el lado españoles los medios de comunicación publicaban los trabajos de los profesionales en activo al principio del conflicto como fueron Alfonso, Agustí Centelles i Osso, José Campua, José Brangulí Soler, Pere Catalá Pic, Gabriel Casas entre otros.

La Guerra Civil provocó que los fotógrafos y los reporteros encontraran una nueva forma de atender y comunicar una noticia alcanzando un nivel profesional como el que nunca antes se había alcanzado. Gracias al talento y en ocasiones a su vida, tanto de nacionales como de extranjeros, contamos hoy con grandes archivos fotográficos de uno de los episodios más dolorosos de nuestra historia. 

Y como decíamos al principio de este articulo en la Guerra Civil española se dio el inicio al nuevo fotoperiodismo. Nuestro mayor de los reconocimientos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.