Fotógrafo

Vivian Maier: una vida entregada a la fotografía

21 jul , 2015  

Pocos meses después de su muerte, ocurrida en 2009, parte del trabajo de la fotógrafa Vivian Maier, hasta entonces una desconocida, se convertía en viral. Aún ahora, y a pesar del enorme volumen de negativos y recortes de periódicos que dejó almacenados en cuartos trasteros y garajes, poco conocemos de ella.

Vivian Maier nació el primer día de febrero de 1926. Sus padres eran refugiados europeos judíos, así que pasó sus primeros años entre Francia y Estados Unidos. Durante su infancia, su madre y ella convivieron con la surrealista Jeanne Bertrand, pionera en el campo de la fotografía, y es muy posible que de ella surgiera la vocación oculta de Maier.

Vivian-Maier-Fotografia-1

A los 25 años se mudó a Nueva York para trabajar en una tienda de dulces y un lustro después pasó a Chicago, donde viviría los siguientes cuarenta años como niñera para varias familias. En 1959 y 1960 viajó en solitario alrededor del mundo y fotografió su experiencia en diversos lugares: Los Ángeles, Manila, Bangkok, Shanghai y Beijing, así como La India, Siria, Egipto e Italia. Muestra de su buen hacer como niñera es que tres hermanos a los que había cuidado durante los años anteriores le pagaron el alquiler de un apartamento cuando, hacia el final de su vida, se había quedado sin vivienda.

La fotografía para Vivian Maier parece que fue un asunto privado, casi un secreto. Aunque no salía de casa sin su cámara Rolleiflex colgada al cuello, a nadie habló de los resultados de una tarea en la que parecía poner toda su alma. Sus horas libres las pasaba en solitarias caminatas por la ciudad. Tal era su pasión por fotografiar las escenas cotidianas que cuando sacaba a pasear a los niños a su cargo, no dudaba en alejarse hacia los barrios pobres o en adentrarse en los callejones que partían de las luminosas avenidas para tomar fotos de vagabundos tirados en la acera. Atenta a lo extraordinario dentro de lo común, era capaz de ver al mismo tiempo lo monstruoso y lo bello y captarlo con la misma ecuanimidad en sus tomas.

Kiddieland, September 1966. Sandwich, IL

En cierta forma, sus escenas callejeras resumen la fotografía americana del siglo XX, pero con una originalidad de difícil clasificación. No dejó ninguna nota sobre el arte fotográfico ni una carta ni indicio de sus ideas o de su aprendizaje autodidacta.

Legó más de cien mil negativos sin revelar. Algunos de ellos son autorretratos, fotografías de su sombra o su reflejo en un cristal. Así la vemos con sus grandes abrigos y sus sombreros de alas caídas, inclinándose para estudiar el visor de la cámara, esquivando la mirada del objetivo o posando de frente, retadora. Pero cada uno de sus retratos no hacen más que ahondar en el misterio de su vida.

August 22, 1956. Chicago, IL

January 1956

1950s, Canada

1954, New York, NY

Undated

Link de interes: Vivian Maier

  • Facebook
  • Twitter
  • Email
  • RSS

, ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro + 5 =

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +